Padre… ¡no es cualquiera! PDF Imprimir E-mail
Internacionales - Mundo
Jueves, 16 de Junio de 2011 08:24

padreEl prolijo refranero popular cubano posee algunos que, quizás sin pretenderlo, poseen cierto grado discriminatorio. Por ejemplo, este: “Madre hay una sola, padre es cualquiera”.


Ser papá, igual que mamá, entraña grados de responsabilidad inimaginables. Desde la concepción de la criatura hasta que es persona apta para desenvolverse por sí en la vida. Esta paráfrasis de José Martí, lo ilustra: “(…) no nacen viable, ni de seno de pueblo en la historia, ni de seno de mujer en el hogar, los hijos que no tan tenido gestación natural y laboriosa”.


Es cierto, y me refiero a Cuba, donde por su condición física al hombre le corresponden tareas propias de su género: desde soldado hasta constructor… la gama de empleos en la plantilla de la vida es vasta, y plena de matices y circunstancias.


Los padres tienen nombre: Alfonso, Enrique, Roberto, Alejandro… y sienten, padecen, sufren, derraman lágrimas -aunque a veces se ocultan o lloren por dentro-. Sueñan, anhelan, fundan, crean… Tratan a diario de escribir los sucesos de la historia no contada, oculta en los espacios inimaginados.


Ningún verso, poema o canción, podría ser capaz de transmitir el sentimiento que encierra el beso de papá. Para mí, cuando “el viejo” humedecía mi mejilla, era como bálsamo: síntesis de que todo andaba bien y las travesuras del día no merecían reprimenda. A los papás, por lo general, nos tocan las misiones de represores hogareños con respecto a la prole.


Están los papás de mayorías, entre ellos los políticos sanos o quienes se convierten en sostén de feligreses o predicantes.


Hemingway, entre sus frases célebres, acuña esta: “El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera”. Los padres nos asimos a tal precepto y modo de conducta cuando los hijos nos guían los derroteros de la existencia.


El buen papá, al decir del poeta brasileño Mario de Andrade, debe aprender a reír de sus errores; a soslayar todo envanecimiento de sus triunfos; no escapa a sus responsabilidades; defiende la dignidad; y anda del lado de la verdad y la honradez. Camina junto a personas de verdad.


Cuando la tristeza ronda o el mundo parece oscuro y vacío, aparece como por arte de magia la luz al final del túnel: el amor de los hijos, y  hacen reír hasta el cansancio; con su amor son capaces de trocar el decorado de cualquier momento, por difícil que pueda parecer; los problemas se van a bolina…


Entonces, ¿padre es cualquiera? Desde luego que no. Deben hilvanarse muchos poquitos para alcanzar tal cualidad. Pero sobre todo, aprender a beber de las aguas de la vida y sus complejidades.


En definitiva, desde esa experiencia, seremos mejores o peores, pero estaremos siempre al lado de quienes nos necesitan, nos reclaman y… hasta nos recriminan. ¡Eso es ser papá! (Por Marcos Alfonso / AIN)

 

Escribir un comentario

Reglas
1- No ofender, escribir frases obscenas ni malas palabras.
2- Respetar las opiniones de los demás.
3- Trate de escribir con buena ortografía, nuestro idioma es muy rico y frases mal escritas pueden ser mal interpretadas.


Ciudad 500

Ciudad 500  Televisión Camagüey

Videos de Televisión Camagüey